Siembran dudas en testigo contra Alfonso Plazas Vega

0
231

El Espectador conoció dos declaraciones extrajuicio que cuestionan la veracidad de uno de los testimonios contra el coronel en retiro.

aplazas03Alfonso Plazas VegaA menos de dos meses de conocerse el fallo que condenará o absolverá al oficial en retiro Alfonso Plazas Vega, por la desaparición de 11 personas luego del Holocausto del Palacio de Justicia, sigue produciéndose información alrededor de este histórico proceso. Esta vez, se trata de dos declaraciones extrajuicio, conocidas en su totalidad por El Espectador, que ponen un manto de duda sobre el testimonio del cabo Édgar Villamizar.

Este hombre testificó que, siendo cabo del batallón de infantería Batalla Pantano de Vargas —adscrito a la VII Brigada del Ejército, que opera en los Llanos—, fue transportado en helicóptero desde Granada (Meta) hasta Bogotá para apoyar a la Brigada XIII, que entonces comandaba el general Jesús Armando Arias Cabrales y de la cual dependía la Escuela de Caballería, que lideraba el coronel Plazas Vegas.

En el desarrollo del juicio, Villamizar aseveró que él y otros uniformados se hospedaron en la Escuela de Caballería y que allí presenció la tortura y muerte de civiles que corresponderían a los desaparecidos del Palacio de Justicia. Sin embargo, el primero en poner en duda sus palabras fue el columnista de la revista Semana Daniel Coronell, que en su columna “Un culpable conveniente” señaló que para la época de la toma del Palacio, 6 y 7 de noviembre de 1985, Villamizar no estaba en Bogotá sino en Meta y que su área era inteligencia y no operaciones, que era lo que manejaba el coronel (r) Plazas Vega.

La columna de Coronell, indicaron los declarantes, los motivó a hablar. El primero en hacerlo fue Gustavo Alonso Velásquez, quien para la época de los hechos, según dijo en su exposición, también pertenecía al batallón Batalla Pantano de Vargas. Velásquez narró ante el Notario Segundo de Armenia que en los primeros 15 días de noviembre de 1985 estuvo en la sede del batallón, enfermo de paludismo, y afirmó que Villamizar, a quien conocía desde 1984, ”era la persona que me llevaba personalmente los alimentos a la habitación”.

Velásquez mencionó al menos a siete ex uniformados que podrían ratificar su versión, entre ellos el mayor Ariel Guillermo Valdés Gil. Éste, en una declaración juramentada ante el Notario 39 de Bogotá, expresó: “El conocimiento que tuvimos de estos hechos (la toma del Palacio) fue a través de los medios. Por supuesto no hubo ningún tipo de operaciones, porque yo era el comandante del batallón y no ordené ningún tipo de operaciones en apoyo de las actividades que se realizaban en Bogotá en la época en mención”.

La columna de Daniel Coronell fue publicada el 16 de febrero de 2008. Las versiones de Velásquez y de Valdés, no obstante, tuvieron lugar el 1° y el 8 de octubre de este año, apenas una semana después de que se hubiera cerrado la etapa de estudio de pruebas en el juicio contra el coronel (r) Plazas, razón por la cual ninguno de los documentos fue tenido en cuenta dentro del proceso. Abogados de la parte civil desestimaron estos testimonios y los consideraron “otras de las prácticas fraudulentas de la defensa de Plazas, que busca declaraciones extrajuicio sin que la jueza o nosotros sepamos en qué condiciones se realizan”.

Fuente: El Espectador

Dejar respuesta