Tres magistrados rescatados en la toma al Palacio de Justicia aseguran que Plazas Vega es inocente

0
432

Tres magistrados rescatados en la toma al Palacio de Justicia aseguran que Plazas Vega es inocente

Ellos fueron testigos excepcionales de cómo el M-19 fue el que originó el incendio del Palacio de Justicia cuando prendió fuego a los expedientes del narcotráfico que reposaban en la Sala Penal de la Corte, así como a los libros y documentos de la biblioteca, lo cual comprueba que las Fuerzas Militares no fueron responsables del incendio del lugar y, una vez más, demuestra cómo la parte civil manipuló las pruebas que presentó durante el juicio, exponiendo falsamente que había sido el Ejercito Nacional el causante.

Bogotá, 3 noviembre de 2009 – Los Consejeros de Estado, Samuel Buitrago y Carmelo Martínez Conn; y el Magistrado Auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, Miguel Antonio Roa Castelblanco, veinticuatro años después de la toma al Palacio de Justicia a manos del grupo guerrillero M-19, coinciden en sus afirmaciones cuando aseguran que gracias a la heroica y oportuna respuesta de
las Fuerzas Militares y la Policía Nacional para recuperar la edificación, pudieron ser rescatados con vida al igual que 276 personas (entre ellas 40 Magistrados) que salieron ilesas y que se encontraban como rehenes.

“Yo oí cómo un militar en la puerta del Palacio y a través de un megáfono, gritaba que se iba a lanzar un disparo de rocket contra la fachada de la edificación, para que pudiera salir el humo del incendio y permitir así que los que nos encontrábamos adentro pudiéramos respirar un poco, ya que el calor adentro era insoportable, nos estábamos ahogando y prácticamente quemando vivos. Gracias a Dios y a la acción valerosa del Coronel Plazas Vega y sus muchachos, es que hoy me encuentro con vida, así como cientos de personas más”, afirmó vehementemente el doctor Samuel Buitrago, Consejero de Estado, quien a raíz de los hechos de esa época, padece desde ese
entonces una EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) lo cual lo mantiene conectado permanentemente a una bala de oxígeno.

El Magistrado Buitrago recuerda perfectamente como los Magistrados Carlos Horacio Urán, Manuel Gaona y la abogada auxiliar Luz Stella Bernal cayeron abaleados cuando intentaban salir del lugar donde los guerrilleros del M-19 los habían recluido a él y a esas personas. Por eso se opone a quienes afirman que vieron a estos Magistrados y a la Auxiliar, por televisión, mientras salían caminando del Palacio. Según la parte civil: estas personas salieron con vidas, fueron torturadas y luego regresadas al interior del Palacio con un tiro de gracia.

“Yo he visto por más de 24 años esas imágenes y puedo asegurar que la persona que siempre han dicho que corresponde  al Magistrado Urán, no lo es. Yo vi con mis propios ojos como Carlos Horacio, el magistrado Gaona y Luz Stella Bernal cayeron tras los impactos de bala que recibieron y que los hicieron caer delante de mí. Cuando yo fui evacuado se quedaron ahí tirados en el piso, tal como quedaron luego de recibir los impactos y no se movían; ese cuento que los sacaron vivos y que luego los torturaron para volverlos a meter al Palacio, no lo cree nadie. Esta declaración la he dado bajo juramento ante varios jueces cada vez que me han llamado a declarar, pero al parecer nunca les importe mi testimonio de primera mano”.

El Magistrado Buitrago señala: “No puedo creer cómo 24 años después, siguen inculpando injustamente al Coronel Plazas Vega por algo que no cometió, gracias a él fue que se restableció el orden democrático y constitucional del país cuando valerosamente entró al Palacio a rescatarnos de las manos de los guerrilleros, yo vi con mis propios ojos cuando los subversivos, con mechones prendidos, comenzaron a quemar los expedientes y así se inició la conflagración que llevó a que muchos de los que allí se encontraban murieran calcinados”.

“Acá lo que existe es una persecución política contra las Fuerzas Militares y contra el Coronel Plazas Vega. Lo que suceda en este proceso dictará la forma como se guíe y funcione  la Justicia colombiana frente a los muchos procesos abiertos contra militares inocentes que están detenidos por pruebas fabricadas y falsos testigos”, asegura Buitrago.

“La entrada de los tanques fue nuestra salvación”

Esas fueron las palabras textuales del Consejero de Estado Carmelo Martínez Conn, quien a sus 82 años de edad, pero con su memoria aun intacta recuerda perfectamente cómo, gracias a la acción del Coronel Luis Alfonso Plazas Vega, fue rescatado del cautiverio al que lo había sometido el M-19 y hoy disfruta de su vida con su familia. “Los guerrilleros no estaban dispuestos a rendirse y a entregar sus armas. Por el contrario su ‘misión’, aparte de hacerle un juicio político al ex Presidente Betancourt, era quemar a como diera lugar todos los expedientes de las personas que por delitos de narcotráfico serían incluidas en el tratado de extradición con los Estados Unidos. Pero como el ex Presidente Betancourt no se amedrentó ante sus exigencias y peticiones ridículas, ellos comenzaron a prender fuego a todo el papel que se les atravesaba y así se dio inicio al incendio que ocasionó la muerte de muchos amigos colegas, de conocidos y de extraños. Ellos se encontraron con la muerte por culpa del M-19”.

“La orden del guerrillero Andrés Almarales era que si él no salía vivo, nadie saldría –  tampoco –  con vida de allí. Así fue cómo ese grupo subversivo acabó con muchas vidas de inocentes, inocentes como el Coronel Plazas Vega, un patriota que a pesar de estar cumpliendo unas
órdenes de sus superiores inmediatos y de poner en riesgo su propia vida por la de otros – que ni conocía – hoy se encuentra señalado de un crimen que nunca cometió, pero que la guerrilla, la izquierda y el narcotráfico le están cobrando no solo por su actuación de esa noche sino porque estuvo al frente de la Dirección Nacional de Estupefacientes, donde aplicó la extinción de dominio a cientos de narcotraficantes que perdieron todas sus propiedades y lujos”, afirmó el Consejero de Estado, Carmelo Martínez Conn.

“Se está juzgando a un héroe inocente”

“No me cabe la menor duda que al Coronel Plazas Vega es a quien le debo mi vida, si no hubiera sido por él, por su unidad táctica, por la Policía Nacional y por la determinación del ex Presidente Betancourt de recuperar el orden y la constitucionalidad del país, yo estaría muerto al igual que cientos de personas que allí murieron a manos del M-19; los únicos realmente responsables de ese horrible holocausto y que aún siguen tan campantes por la calle”, afirmó el Magistrado Auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, Miguel Antonio Roa Castelblanco.

Precisamente Roa Castelblanco es una de las personas que mejor conoce el proceso contra el Coronel Plazas Vega, la razón: fue su abogado defensor por un tiempo – pero abandonó la defensa debido a amenazas de muerte en contra suya y de su familia – y pudo comprobar que el
proceso judicial que se adelantó en contra del militar retirado está plagado de irregularidades y violaciones a las normas del derecho. “Es increíble cómo se acusa a un inocente que salvó cientos de vidas a costa de poner en riesgo la propia; una persona que solo ha sido acusada con base en un proceso montado en falsas pruebas y testigos comprados; una persona cuya defensa con pruebas, fehacientes y contundentes, siempre desmintió todo lo presentado por la parte civil. En fin, acá estamos ante una aberración jurídica donde las retaliaciones de manos poderosas y oscuras lo quieren condenar a como dé lugar”.

Finalmente los tres magistrados coinciden en afirmar que es absurdo lo que le está pasando al Coronel Plazas Vega 24 años después de lo ocurrido en el Palacio de Justicia: “Un hombre que durante más de 20 años fue considerado como un héroe de la patria, el símbolo del restablecimiento del orden democrático y constitucional del país, un hombre respetado no solo dentro sino fuera del país, ahora está siendo víctima de la injuria de unas mentes malignas que armaron pruebas, sin sustento alguno, que señalen que el Coronel Luis Alfonso Plazas Vega haya cometido los delitos que se le imputan”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here