El Ejército al cadalso, el M-19 al poder

0
410

El Ejército al cadalso, el M-19 al poder

CUANDO el coronel Alfonso Plazas Vega, arribó con sus tropas a capturar a los asaltantes del M-19 que se habían tomado el Palacio de Justicia a sangre y fuego, nunca pensó que esa guerrilla fuera a tener tanto poder político en Colombia, después de que él como comandante de la operación militar les hubiera impedido dar un golpe de Estado.Por: Alberto Mejia Estrada – Fuente: El Nuevo Siglo- Febrero 17 de 2008 Este valiente oficial -se jugó la vida y le mataron varios de sus hombres-, entendió que el holocausto causado por el incendio inicial y los disparos de los terroristas que destruían los expedientes contra Pablo Escobar y otros narcotraficantes, marcaría esta nación para siempre: sus mártires, entre quienes cayeron de lo más puro de la justicia colombiana, se destacaba mi gran amigo el magistrado Ricardo Medina Moyano, de una santidad jurídica excepcional: condenaba sólo con certeza, ese día votaría la extradición.

¿Será que el día que el Ejército capture o dé de baja al Secretariado de las Farc tendrá que responderle a la Fiscalía? Hoy Petro, Navarro Wolf, Otti Patiño y otros están en el poder, pero mientras tanto sube al cadalso oh gran soldado. Nombrar los casos en que un juez, excombatiente del M-19, le aplicó una dosis de injusticia a un compatriota militar, sería interminable. El caso de Plazas Vega es aberrante; un tinglado de más de 20 años fue necesario para que “lo empapelaran para dar ejemplo”, según expresan algunos exguerrilleros, ahora millonarios comerciantes, abogados, ganaderos, parlamentarios, alcaldes. El Polo Democrático (¿), ripio moral del M-19, amigo de las Farc, que hizo la payasada más diciente en la marcha del 4 de febrero, está de plácemes con la tortura de Plazas y con su condena aspira a conseguir votos en el 2011.

Si la Corte a este colombiano culto, buen soldado, cumplidor de órdenes democráticas superiores, quienes no estamos de acuerdo con ese fallo, que Dios quiera no sea condenatorio, tendríamos que utilizar un recurso: un millón de firmas solicitando a quien corresponda, concederle el indulto. El juez de lo justo nos apoyará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here