Reanudar la lucha contra el narcotráfico

0
757

“El Narcotráfico es el combustible que alimenta todas las guerras en Colombia”. Álvaro Uribe Vélez

Muchas propuestas tenemos los miembros del equipo que acompaña el propósito de llegar al Senado de la República con mi nombre, y el número 48 en el Tarjetón del Centro Democrático. La primera es la presentación de un Acto Legislativo que reforme la Rama Judicial, la moralice y la modernice.

A la segunda tarea me voy a referir, con ocasión de la visita a Colombia, del Señor Rex Tillerson, Secretario de Estado de los Estados Unidos de América. Se trata de reanudar la lucha contra el Narcotráfico.

Es que el actual gobierno de Colombia, con el pretexto de un mal llamado Proceso de Paz, lo que ha firmado con los cabecillas del primer cartel de cocaína del mundo, como son las Farc, es un tratado de protección al crimen organizado, en particular al narcotráfico.

Los hechos son tozudos:

1- Los firmantes del acuerdo, por parte de las Farc, están pedidos en extradición por los Estados Unidos de América, por delitos de Narcotráfico y Terrorismo. En la página del Departamento de Estado de los Estados Unidos, cargo que ocupa actualmente nuestro ilustre visitante, solo basta buscar “Narcotics Rewards program”, para encontrar que los narcotraficantes más buscados son precisamente los principales firmantes de esos acuerdos, a los que el pueblo colombiano dijo NO en el plebiscito del 02 de Octubre de 2016. Por Rodrigo Londoño Echeverry, los Estados Unidos ofrecen cinco millones de dólares a quien de información que conduzca a su captura y condena por los delitos de Terrorismo y Narcotráfico. Aquí le llaman Timochenko, y el Presidente Juan Manuel Santos, hace pocos meses lo promovió como candidato presidencial en el ámbito de su visita oficial a Canadá.

También ofrece el Departamento de estado cinco millones de dólares en las mismas condiciones a quien suministre información sobre el paradero de Luciano Marín Arango, conocido en el mundo del crimen con el alias de Iván Márquez. Pues el Gobierno lo tiene proyectado, sin necesitar un solo voto, como Senador de la República, junto a otros cuatro pillos. Adicionalmente, cinco delincuentes más llegarían a la Cámara de Representantes, a dedo. Sin un solo voto. ¡Es la burla a la Constitución y la Ley colombianas! Y es la burla al Gobierno de los Estados Unidos de América y un atropello a los tratados de extradición suscritos entre los dos países en Septiembre de 1979, y ratificados por ambos gobiernos en el primer semestre de 1980.

Juan Manuel Santos exige la extradición de un colombiano inocente, que nunca se robó un peso ni mató a nadie, Andrés Felipe Arias, mientras garantiza que los autores de los delitos más atroces no sean extraditados a los Estados Unidos.

Son más de treinta criminales, autores de los más pavorosos delitos, pedidos en extradición y con jugosas recompensas de los Estados Unidos y otros países, los que el gobierno Santos protege con el manto de la impunidad que le brindan los eufemísticamente llamados “Acuerdos de Paz”.

2- Se acabó la aspersión aérea de cultivos ilícitos con glifosato, con razones baladíes como el daño que esa sustancia podría ocasionar a los seres humanos. En un país donde el Glifosato, cuyo nombre genérico es “Round Up”, se usa en los enormes cultivos de caña para acelerar su maduración, y a todo lo largo de la superficie agrícola para desmalezar y otras bondades.
Colombia, según el antiguo Director Antidrogas de los Estados Unidos, general Barry Mac Caffrey, tenía una superficie de 186.000 hectáreas sembradas en coca, al finalizar el año 2016. Es decir 30.000 hectáreas más de las que existían cuando empezó el plan Colombia. Hectareaje que había disminuido a 40.000 durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, pero que se disparó con la suspensión de la aspersión aérea por el gobierno actual. Se estima que finalizando el 2017 la cifra superó las 250.000 hectáreas sembradas en Coca.

Es innegable que la suspensión de la aspersión aérea solo consigue, como lo estamos evidenciando, proteger la existencia y expansión de los cultivos ilícitos.

3- Este Gobierno luego de calificar a cierto jurista como el Magistrado de la Paz, consiguió que dicho ciudadano al ocupar la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia determinara que el Narcotráfico no era un delito autónomo, sino un delito conexo con el político, por lo tanto quienes lo cometen pueden recibir los beneficios de Amnistía e Indulto, que no podían ser aplicables cuando era un delito autónomo. Esta es una evidente protección a los criminales de las Farc.

4.- El actual gobierno suspendió los bombardeos a la guerrilla y los narcotraficantes, luego de que uno de sus negociadores de la Habana resultó muerto en un bombardeo de la Fuerza Aérea Colombiana sobre un Laboratorio de Cocaína en el cual se hallaban reunidos más de cien guerrilleros armados y uniformados. En la acción militar quedó en evidencia que los negociadores de la llamada Paz, continuaron sus actividades delincuenciales de narcotráfico y terrorismo, aún estando protegidos con el mote de “negociadores” de una inexistente paz.

La prohibición de los bombardeos, solo favorece a los narcotraficantes de las Farc.

5- Impresiona la información de la DEA cuando revela el dato de exportación de cocaína de Colombia al resto del mundo, en particular a los Estados Unidos, que es nada menos que tres mil cuatrocientas toneladas métricas del alcaloide en el año 2017. Más de cuatro veces la cifra que se exportaba en el año 2000 cuando empezó el Plan Colombia. El 92 por ciento de la cocaína que se consume allí, proviene de Colombia. Qué Vergüenza! La interdicción aérea y marítima están prácticamente suspendidas, y eso no solo dispara la exportación ilícita, sino que nos trae a los carteles mexicanos de la droga, que en Colombia se sienten más seguros.

6- Este gobierno acabó con la existencia de la Dirección Nacional de Estupefacientes, organismo que durante el anterior gobierno Uribe Vélez, le quitó a los narcotraficantes de todos los carteles la no despreciable suma de mil millones de dólares en dineros y bienes mal habidos, fruto del enriquecimiento ilícito a través del tráfico de narcóticos. Tarea cumplida bajo la dirección del Ministro del Interior y de Justicia Fernando Londoño Hoyos, a quien en mayo de 2012, le pusieron una bomba Lapa en un salvaje atentado que le costó la vida a dos de sus escoltas. La Divina Providencia lo salvó de la muerte milagrosamente.

7- La Ley de Extinción de Dominio fue modificada para hacerla inocua. Otro mecanismo de protección a los barones de la droga.

Y hay muchas más cosas que relatar, que nos obligarían a expandirnos demasiado.

Tarea menuda la del Señor Tillerson, que empieza por determinar si lo que va a escuchar en el gobierno colombiano se ajusta o no a la verdad.

LUIS ALFONSO PLAZAS VEGA
Coronel retirado del Ejército
Diplomado en Estado Mayor en Fort Leavenworth, USA
Ex Director Nacional de Estupefacientes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here