Comunicado: A propósito del artículo “testimonio inédito del Palacio de Justicia”

0
305

Como defensor del Coronel (r) LUIS ALFONSO PLAZAS VEGA,pongo en conocimiento de la opinión pública algunas consideraciones en relación con la publicación del periódico “El Espectador” de 20 de junio de 2015 titulada “Testimonio Inédito del Palacio de Justicia”:

1.-       La publicación y la versión del testigo solo ofrecen mentiras y algunas verdades a medias. En efecto, su supuesta importancia radica en haber visto a IRMA FRANCO y ANA ROSA CASTIBLANCO en la Casa del Florero, es decir, trata de insinuar que estas dos personas salieron con vida del Palacio de Justicia y fueron desaparecidas. Adicionalmente, pretende asociar a un militar de bigote con el Coronel (r) LUIS ALFONSO PLAZAS VEGA.

Debe ponerse en duda la versión y la identidad del recién aparecido testigo. En el informe del Tribunal Especial de Instrucción Criminal, figura como rescatado JAHIR BUITRAGO CASTRO, no JAIME como lo menciona el Espectador. Las confusiones en nombres, presencia e identidad de los testigos han ocasionado gran daño al proceso.

2.-       Sea lo primero aclarar que la única función que cumplió la Escuela de Caballería comandada por el Coronel (r) PLAZAS VEGA los días 6 y 7 de 1985 en los trágicos hechos ocurridos en el Palacio de Justicia, fue permitir el ingreso de las Fuerzas Estatales a la edificación mediante el uso de tanques. Logrado el ingreso, ayudó en el rescate de rehenes del Palacio, entregándolos en la Casa del Florero a la Inteligencia del Ejército y la Policía.

Ni el Coronel (r), ni la Escuela de Caballería tuvieron relación con la identificación, arresto o judicialización del personal rescatado cuando se sospechaba que pertenecía a la guerrilla, mucho menos con su desaparición.

3.-       Está totalmente acreditado dentro del proceso y así lo reconoce inclusive, la sentencia que condenó a mi representado, que ANA ROSA CASTIBLANCO no se encuentra desaparecida. Su cuerpo fue identificado mediante prueba de ADN dentro de aquellos que resultaron muertos a raíz del incendio ocasionado en el ataque del M-19 al Palacio.

En el proceso existe prueba de la entrega del cadáver de ANA ROSA CASTIBLANCO a sus familiares. Dicha entrega tuvo lugar el 2 de noviembre de 2001 y fue suscrita por su hijo y por un abogado del Colectivo José Alvear Restrepo. Por esto, resulta descabellado e irrespetuoso del dolor ajeno, difundir una mentira de tal calibre.

4.-       La guerrillera IRMA FRANCO pudo salir con vida del Palacio de Justicia. No obstante, su identificación, salvaguarda, atención y judicialización corrían por cuenta de la Inteligencia del Estado, función con la que mi representado no tiene ninguna relación. El solo hecho de tener bigote, no permite adjudicarle labores que escapaban por completo a sus responsabilidades y atribuciones.

5.-       El testimonio del señor JAIME BUITRAGO CASTRO, solo pretende enrarecer el ambiente de opinión en torno al fallo respecto a la responsabilidad penal del Cr. (r) PLAZAS VEGA. La decisión está siendo votada por la Honorable Corte Suprema de Justicia sin que sea jurídicamente viable incorporar nuevas pruebas al proceso.

6.-       Dadas las mentiras contenidas en el testimonio referido y de las que hace eco la publicación, solo podemos concluir que se trata de un desesperado intento por presionar a la Corte Suprema de Justicia respecto de la decisión que está por tomar.

Téngase en cuenta que según la propia publicación el testigo apareció desde enero de 2015 y solo hasta ahora cuando algunos medios registran que se absolvería a mi representado, se acude de forma desleal y sin ningún rigor investigativo y profesional a tramoyas de esta índole que ningún bien hacen al periodismo y a la administración de justicia.

7.-       Por lo anterior, rechazamos de manera respetuosa pero enérgica la publicación y el testimonio al que se refiere, seguros de que éstos responden a la innoble intención de afectar el criterio de los jueces y presionarlos indebidamente para prorrogar una situación de absoluta injusticia como es la condena y privación de la libertad de mi representado.

 

Atentamente, 

JAIME ENRIQUE GRANADOS PEÑA